Fin de Semana

Hola a todos, o más bien a mis pocos, lectores jejejeje. Les escribo para contarles mis eventos de este fin de semana.

El viernes fue normal en el trabajo, pero lo chingón vino después, dos amigas muy queridas hicieron una cena de Día de Acción de Gracias en su casa, así que saliendo de la chamba me fui para allá a atascarme de pavo, gravy, puré de papa, ensalada de ejotes, pastel de calabaza, pavitos de cereal, postre belga raro y demás delicias culinarias gringas.

El sábado inició mi día muy temprano porque me prometí llevar a Katy (mi perrita) a su primera clase de obediencia, yo le enseñé ya a dar la pata, echarse, sentarse, brincar arbustos, pero le hace falta un poco de disciplina… Está muy padre la clase, las dos aprendimos bastante, y el “César Millan Pirata” que da la clase es muy bueno. El día continuó con ir a desayunar al IHOP y visitar a mi suegro pero terminó de la mejor forma posible, fui a ver “Enredados” la versión de Disney de Rapunzel (como se escriba, me importa un bledo), está muuuuuuuuuuuuuuuy cagada, pero, mugre Disney y su adicción a los musicales, es padre una película con un sountrack interesante, pero sí está de flojera que canten hasta porque se están sacando los mocos jajajajajajaja pero bueno, la película me gustó muchísimo, me reí como enana, entre el caballo y el camaleón se llevan todas las risas.

El domingo, mi día volvió a empezar temprano, llevé a Katy a su segunda clase (son sábados y domingos de 9 a 11 am), la mensa dio un paso para atrás, el sábado era la estrella, la mejor portada, la mejor educada y el pinche domingo como buena hija mía, lo único que hacía era renegarse a hacer las cosas bien jajajaja

El resto del día estuve echada viendo la tele hasta que pasó algo que realmente me asustó, me hizo repensar muchas cosas y valorarlas…

Estaba viendo la televisión cuando de repente escucho un estruendo y siento vibrar las ventanas de mi recámara, mi primera reacción fue pensar “un vecino imbécil no calculó y se estampó contra el portón”, nada metiche yo saco la cabeza por la ventana para ver, cuando noto que el portero también había escuchado el ruido, pero estaba volteando hacia el fondo el condominio en lugar de hacia el portón. Volteo para identificar qué pudo ser, cuando veo en el patio trasero de una de las casas del condominio de enfrente, una luz parpadeante, empiezo a escuchar gritos que no podía distinguir bien qué decían hasta que escuché la palabra “boiler”, en eso me cayó el 20, no había sido un vecino imbécil contra el portón, había sido el boiler de la casa donde ahora veía la luz… le llamé la atención al portero para que le avisara al del otro condominio, cuando noto una columna de humo que salía, UN INCENDIO! Tres de los coches de mis vecinos (es decir, del condominio de donde vivo) estaban estacionados justo atrás de la casa que se estaba incendiando, obvio mis alaridos ya habían sacado a vecinos de sus casas por lo que –desde mi ventana, muy reina yo- gritaba que movieran de ahí los coches para que si se llegase a pasar el fuego no cayera sobre los coches. Nosotros, temiendo que la casa con el patio trasero en llamas estuviera vacía, empezamos a echar agua, primero con cubetas después ya con 2 mangueras, llamamos a los bomberos, descubrimos que no había un número tipo 066 para llamarlos así que tuvimos que pedir el número de los bomberos de la delegación. Por un momento pareció que nosotros ya habíamos controlado el fuego cuando se avivó. Después de unos minutos llegaron los bomberos y nos gritaron que dejáramos de echar agua, pues ellos ya lo iban a controlar, en menos de unos segundos todo se volvió en humo denso y blanco, lo cual sólo significaba que el fuego había sido apagado.

Ese fue mi fin de semana lleno de emociones fuertes jajajajaja

Anuncios

Sin título decente que describe este par de locuras

Mis queridos lectores, esta entrada de blog la utilizaré para intentar aliviar mi conciencia ante un acto que he realizado el sábado pasado que no me da orgullo pero cuando lo recuerdo me trae una macabra sonrisa a la mente… Por otro lado, también para quejarme ampliamente de una película que vi el día de ayer.

El sábado comenzó como cualquier día, un inicio bastante perezoso, abrí el ojo por ahí de las 10 u 11 de la mañana con muchas ganas de hacer algo pero poca imaginación, tenía la gran necesidad de hacer el súper así como de bañar a la piltrafa canina que tengo por perro. Decidí llevarla al parque de las Fuentes que está en el Circuito de Fuentes del Pedregal, para variar -como todo mugre parque de nuestro país en sábado- estaba plagado con “manadas” de Boys Scouts.  Decidí ignorarlos y llevar a Katy al fondo del parque, donde estaríamos lejos de ellos para que ella pudiera correr y divertirse.

Desde que vi a los Scouts recuerdos de mi infancia empezaron a aflorar, de cómo a mi primo Daniel y a mí nos corrían de MI PARQUE unos ñeros de quién sabe qué colonias que decidieron usar MI PARQUE como su zona para Scouts, era frustrante salir a jugar el sábado en las mañanas porque esta plaga estaba en todos lados y no permitían que jugáramos en ninguna zona  porque “ellos lo estaban utilizando”. NADIE de esos pseudoScouts vivía cerca del parque… Bueno, como sea, prometo intentar dejar de divagar así…

Como decía, estaba en el parque con Katy, haciéndola correr, cuando un grupo de 3 Scouts (como de 11 años o tal vez 9) se acercaron para recoger ramas –sabrá Belcebú por qué-, todo fluyó naturalmente, Katy se les acercó una vez los olió y se fue, hasta ahí todo bien. Pero, en otra vuelta que dio mi perra se le vuelve a acercar a los niños pero esta vez a uno en particular quien (sin razón aparente) le aventó una de las ramas más pesadas y gruesas que cargaba. Obviamente me transformé en Pantera, le pegué un grito al niño de “¡¡¡OYEME!!! ¿Qué te pasa?”, se quedó paralizado… me le acerqué pausada pero firme y le empecé a echar una letanía de que por qué demonios le había aventado algo al perro que no le estaba haciendo nada, como buen niño manipulador, empezó a llorar diciendo que no lo había hecho, que sólo jugaba con la rama y casualmente se le había roto (my ass)… El tono con el que le hablaba al niño era firme y fuerte, pero no gritando ni mucho menos… Le expliqué que como Boy Scout tenía la responsabilidad de proteger al ambiente y las criaturas que lo habitan, por lo que agredir a un animal no era correcto… ya hasta que el niño llevaba un buen rato de recibir mi letanía se acerca su cuidadora (o como se llame) a la que apodaban Baguira (me censuré y no le pregunté si con ella estaban Balú y Mogli), me intentó llamar la atención diciéndome que no se deben de intimidar a los niños; obvio esto me molestó más, por lo que le expliqué que no estaba intimidando, que simplemente estaba protegiendo a mi mascota y explicándole al niño que lo que había hecho estaba mal, la pobre mujer se quedó pasmada y sin nada qué responder. Por lo que me di la media vuelta y seguí jugando con Katy.

He de confesar que no es la primera vez que regaño a un niño, es la segunda… la primera vez que lo hice fue también a un Boy Scout que estaba echando basura al canal de desagüe de un riachuelo en el Desierto de los Leones. Le tocó la misma letanía de lo que significa ser Boy Scout. Tristemente, este niño no lloró jajajajajajaja

Esa es mi conciencia, no busco simpatizantes ni apoyo a lo que hice, sé que probablemente estuvo mal porque no es mi lugar ni mi responsabilidad educar a quienes están a mi alrededor y sobre todo si no los conozco… Pero como ecologista potencial, “San Francisca de Asis” y odia humanos, creo que no pude evitarlo…

Bueno, habiéndome descargado les cuento que ayer fui a ver la película de The Expendables (Los Irrompibles) dirigida y protagonizada por Sylvester Stallone… la persona que le dijo a este hombre que podía dirigir es un inculto lame botas… Es de las peores películas (en cuanto a dirección y fotografía) que he visto en mi vida. El intento de tomas de “arte” son excesivas, tomas que apuntan a un gran cuchillo para que veas el reflejo, mal encuadrada y no ves nada, ni el cuchillo porque está fuera de foco. Hay un GRAN reparto en esta película, pero como buen megalómano narcisista, nadie sale más de 5 minutos en cámara, sólo él.

Lo aplaudible de esta película es el coreógrafo, están muy bien pensadas y planeadas las peleas, muy entretenidas. El hombre de efectos especiales es muy bueno, a tal grado que sales empapado de sangre del cine y lleno de escombro de todo lo que explotan. Por último, el diálogo tiene puntadas de humor negro muy buenas.

En resumen: no recomiendo que la vayan a ver al cine, a menos que sean ULTRA fans de Stallone y quieran verlo a él toda la película y no les importe que los demás estén en una o dos escenas.