Black Unicorn

There once was a boy from Nantucket… nah… I’m kidding… ok, here it goes…

Deep in the forest was a pond, all the creatures that lived in the forest went there to drink. One of these creatures was a very mysterious one, most of the animals only knew of its existence through stories other animals told. On full moon nights, specially if it was red, this creature would come out of the thickest part of the forest and go to drink at the stream of water that filled the pond.

This creature was a beautiful Unicorn, but there was something very different about it, it was not a white unicorn, it was black as night, even its horn was black as Ebony, deep and beautiful blue eyes. He was not born like that; he was born as white as sea foam, but as it grew up its heart became full of dark feelings. Once this feelings took over its heart, it became black.

The Unicorn was full of anger, hate, mistrust and sadness. Every red moon it would come out and try to speak to the Creator, to try and understand why it was feeling like that and what came over it. It became more distant, grew apart from the rest of the creatures in the forest. It still kept watch over them, but as a distant, invisible protector.

One day, a flash of sunlight brought another Unicorn; this one was white as snow. It roamed through the forest in search of the black one. Late at night they found each other, it was an instant attraction; they fell in love just as their eyes met. All the dark and negative feelings inside of the black Unicorn melted, despite that it didn’t turn white, but it didn’t care, it had finally found its compliment.

Anuncios

Sueños…

En un momento de paz el domingo, a través de muy extrañas y difíciles de explicar conexiones mentales, recordé los 3 sueños que me han marcado mi vida adulta. Bueno, me refiero más bien a los que se han quedado en mi mente a través del tiempo, la razón por la que perduran creo que es porque 2 de ellos no sé qué significan y me gustaría saberlo.

Sin más rodeos, estos son los sueños.

Sueño 1:

Es el día de mi boda, estoy caminando hacia el altar, más nerviosa de lo común porque hasta cierto punto estoy consciente de que es un sueño y recuerdo que es mal augurio soñar con tu propia boda. En ese momento alguien interrumpe la ceremonia para anunciar que Jesús (Cristo, Chucho pa’ los cuates, Jebús o como le quieran llamar) está afuera. Por obvias razones se suspende la boda, salimos a ver este gran milagro. No recuerdo cómo, pero acabo estando caminando junto con Él, platicando de por qué estaba aquí, cuando rompo en llanto y le digo que por favor no siga adelante, porque Judas lo iba a traicionar y que de todas maneras de nada iba a servir porque la humanidad de hoy no iba a apreciar lo que hizo por nosotros. Él me tranquiliza y me dice que ya sabía lo que iba a pasar, pero es algo que tiene que hacer, y en cuanto a la humanidad de hoy, me dijo que todavía era muy joven para entender la trascendencia real de su sacrificio por nosotros.

Sueño 2:

Estaba volando por el mundo (literalmente), con la mejor sensación del planeta… no hay nada más increíble y casi indescriptible que soñar que vuelas… es como bucear pero, distinto, más relajante y fabuloso. Divagué, perdón. Entonces, volaba atravesando el mundo, desde el Pacífico hasta el Atlántico, luego por el continente Europeo, entonces el tono del sueño empieza a cambiar, siento que algo me oprime el pecho… mi vuelo deja de ser horizontal para volverse ascendente, comienzo a atravesar las nubes, cada vez subo más y más (ya sin control del vuelo, era más bien como si me jalaran), sigo subiendo hasta que llego como a un manto estelar y enfrente veo las puertas del Cielo, frente a ellas está Jesús y me pregunta si realmente estoy preparada para lo que viene (supongo que se refería a morir, pero no sé), tuve un momento de duda, por lo que siento que empiezo a caer y caer, regresar a donde estaba y me desperté con un dolor en el pecho e intentando respirar… como si hubiera dejado de respirar por unos minutos…

Sueño 3:

Estaba paseando por un hermoso bosque, de esos que estás seguro que aunque no ves a la fauna que lo habita sabes que son seres muy especiales. Al continuar mi camino llego a un claro donde veo una criatura que no alcanzo a distinguir, camino hacia ella para ver qué es, ya que estoy cerca distingo que es un unicornio, pero no es como cualquier otro, es un unicornio negro, completamente negro, desde el cuerno hasta las pezuñas. Me llama mucho la atención por lo que me acerco todavía más a él, en eso me voltea a ver y noto que está muy  molesto, le pregunto que por qué está enojado y sólo me dice que está enojado conmigo, nuevamente le pregunto por qué pero no me responde. Ahí termina el sueño.

Esos son los 3 sueños que me han marcado en esta mi vida de adulto joven; si tú, querido Lector, sabes cuál es el significado de cualquiera de estos sueños te lo agradeceré mucho. Y nuevamente te agradezco que te tomes tu tiempo para leer estas palabras sin sentido.