Viendo Llover

Sentada frente a mi escritorio, procrastinando la chamba, prefiero voltear la mirada y ver cómo llueve. Hay una escalera cerca de mí, tiene un techo de plastiquito improvisado, lo que hace que la lluvia se escuche más fuerte de lo que realmente está, creo que ahí cae el agua de las gárgolas, porque a veces ya ni llueve y sigues escuchando la lluvia. Más

Anuncios

Página en Blanco

Muchos comunicólogos -y escritores en general- nos vemos enfrentados a uno de los mayores retos: La página en blanco.
Más