¿Cómo pides un cambio si no conoces a los principales actores políticos?

El día de ayer una señora que se identificó como parte del Reforma tocó la puerta de mi casa para hacerme una muy larga encuesta. Al principio, como bien comentaron las personas que estaban conmigo en ese momento, se sentía muy “amarilla y negra”, porque las preguntas eran sólo de Marcelo Ebrard y cómo se ha desempeñado como Jefe de Gobierno en el Distrito Federal.

Por si tienes duda, mi opinión es la siguiente: no ha hecho un mal trabajo en cuanto a salud y educación, pero todo lo bueno se ve opacado por la “obritis” que tiene, la necesidad de dejar monumentos realizados por él en las vías públicas del DF (llámese “SúperVía”, Línea 12 del metro, etc.) que tienen en jaque a la ciudad.

Pregunta tras pregunta le encuesta fue evolucionando a “¿si las elecciones fueran ahora por quién votaría?”, en presidencia elegí a Cantinflas, sin importar el candidato. Pero, cuando llegaron a la sección de “¿Qué opinas de los siguientes políticos?” he de confesar, querido lector, que no conocía a la gran mayoría de ellos. A “Juanito” sólo lo reconocí porque al final de su nombre decía “Juanito”, sino ni por enterada… me da mucha vergüenza admitirlo, pero, tengo que preguntarte ¿estás igual que yo? Lo que lleva a la pregunta más severa que me he hecho en estos últimos días ¿Cómo puedes opinar o querer cambiar si no conoces tu situación actual?

Me pegó muy fuerte esta encuesta, me doy cuenta que por más que tengo la oreja parada para saber lo que sucede en el país, las noticias que llegan a mí son las más alarmantes pero menos importantes al final, porque están hablando de cosas que no puedo cambiar sin conocer a quién me puede ayudar a hacerlo y quién seguirá por el mismo camino.