Desventaja Etílica

El día de ayer estuvo bastante ocupado… El día inició lento, porque la pereza me tenía completamente presa… He de confesar que ella es mi peor enemigo, me evita hacer muchas cosas que quiero y también frustra bastantes de mis planes, como el que tengo hoy, de llevar a Katy a algún lado para que se ejercite porque no sale a pasear durante la semana.

Por cierto, antes de empezar a narrar mis eventos del día de ayer, me gustaría compartir contigo, querido lector, mi pequeño logro con Katy… en el área común del conjunto horizontal en el que vivo hay un amplio jardín rodeado por una “rejas” de arbustos, no son muy altos, yo creo que tienen como 80 cm. Al ver correr a Katy y los músculos tan poderosos que tiene en el pecho, se me ocurrió que sería una gran saltadora… y más porque cuando le voy a dar de comer empieza a brincar como conejo, con dos patas hacia arriba, yo creo que llega por lo menos a una altura de 120 cm. Entre semana, como no puedo llevarla a pasear la saco al área común para que corra más de lo que puede en el jardín de mi casa, alcanza una velocidad increíble… Quise que brincara esa “barda” (le ruego, querido lector, que si usted sabe el nombre que elude mi memoria me lo haga saber) para que hiciera todavía más ejercicio… No me tomó más de 3 ó 4 intentos hacer que la brincara. Corre como loca, la llamo y le digo “brinca” y obedece. Me da mucho, pero mucho gusto.

Una vez narrado mi logro, regreso a mi narración de lo que hice ayer…:

Mi día empezó algo tarde, mi primera parada fue Médica Sur para recoger mis resultados de la Resonancia Magnética de Cráneo con Angionresonancia que me hice el jueves (¿le conté, querido lector, esa aventura?)… no sé por qué la gente le tiene tanto miedo, fue una experiencia muy entretenida, escuchar los diferentes sonidos que emite la gran máquina para ver las diferentes zonas de tu cerebro… fue muy entretenido, hasta que fue momento de la aplicación de contraste, que indicó un enfrentamiento contra otra gran enemiga… la aguja… gracias a Belcebú el técnico que me atendía tenía una excelente mano, por lo que no lo sentí.

Mi segundo plan en Médica Sur era ir al módulo de mi aseguradora para recoger los papeles que tiene que llenar mi neuróloga para que me hagan la devolución del costo de la MRI. Plan frustrado porque los huevones no fueron a trabajar… fueron vueltas en Médica Sur, buscándolos y esperando los resultados… Horas perdidas, por suerte me ganó la codera y estacioné el coche en la escuela que está a media cuadra del Hospital y no metí el coche.

Una vez recibidos los estudios, Rodrigo y yo nos encaminamos a casa de Johnny Love, para la celebración de su cumpleaños. La fiesta ya estaba muy avanzada, por lo que estábamos en “desventaja” etílica… Lo que volvió más divertida la aventura, en un punto de la noche la discusión fue si Dumbledore era capaz de derrotar a Gandalf (sí, leyó bien querido lector) lo que derivó en discusión de cine y demás locuras… La estancia duró poco porque teníamos otro compromiso.

El último evento de la noche fue el gran cumpleaños de Alina, la cita era a las 10pm en un bar/karaoke en el sur llamado Cotton. Llegamos, el ambiente era más de antro que de bar, pero estaba muy padre. La música muy variada, lo que lo hacía entretenido. Y gracias a la ley antitabaco no estaba con la incomodidad de ahogarme con el molesto olor a cigarro lo que, antes, terminaba en tener que bañarte llegando a casa por la peste de tu ropa y tu cabello, lo que no me dejaba dormir. Ahora ese olor de cigarro fue sustituido por un amargo olor a sudor y (en otros antros) vómito… es molesto, pero no se te impregna como el maldito cigarro.

La noche fue muy amena, llena de risa, baile y cantos desafinados jajaja, me animé a subirme al escenario (acompañada, por supuesto, de Alina, Yuru y Steph) para cantar Zombie. Muy bueno, estuvo padre. Lo único que no fue de mi agrado es el volumen de la música (sí, soy una anciana) pero prefiero un volumen menos altos para poder platicar con las personas que verlas mover la boca y pretender que las escuchas y sólo les das el avión.

Desgraciadamente no pude quedarme el tiempo que me hubiera gustado, el sueño me empezó a ganar y el dolor de cabeza, dejé de tomar las medicinas para poder acompañar a Ali con un par de copas. (Un Martini de Manzana –no muy bueno- y un Daikirí de Mango –muy bueno-).

Esas fueron mis aventuras de ayer y en general de la semana, espero que le hayan gustado, querido lector, y una disculpa por la longitud de esta entrada en particular, sobretodo porque en general no creí que fuera taaaaan larga. Me despido deseándole un gran inicio de semana.

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Espiri
    Sep 20, 2010 @ 09:56:50

    Encatador de perros región 4! Tu, muy bien! Y Katy mas!

    Responder

  2. Torti
    Sep 20, 2010 @ 05:25:59

    Tania tu siempre SIEMPRE estas en desventaja etìlica!!!!! Y de verdad asi se divierte uno mas!!!! A costa de los demas claro…. Nuestra especialidad!!!!!😄

    Responder

    • tcanedob
      Sep 20, 2010 @ 08:47:29

      jajajajaja de verdad que sí, digo, es divertido tomar y hacer el ridículo, pero es más divertido tomar poco y ayudar a los demás a hacer el ridículo jajajaja

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s